viernes, 24 de octubre de 2014

Viajeros eternos, Grecia presente (iii)

Corazón de Ulises de Javier Reverte
Es muy estimulante leer a Javier Reverte, caminar junto a él por cualquiera de los lugares que recorre como turista solitario, como viajero incombustible. Hace ya algunos meses que tendría que haber traído hasta aquí este tercer capítulo de los viajeros eternos que mantienen vivas todas las Grecias. Sin embargo el momento es ahora, después de la lectura de su último libro publicado hace apenas unos días: Un otoño romano (Editorial Plaza&Janés). Imprescindible como toda su obra, este paseo por la ciudad eterna es tan sencillo como apasionante, comprende de tal modo la grandeza de la ciudad de Roma que no se podría haber hecho de forma más bella. Con todo, debo regresar a Grecia, claro, y a su inmenso Corazón de Ulises que todos hemos leído al menos una vez desde que se publicara hace quince años.

Corazón de Ulises es el último gran viaje griego del siglo XX. Un completo recorrido por la geografía de Grecia y del mar Egeo, y una completa exploración de la historia y las leyendas antiguas: no en vano Reverte va en busca de Ulises con el estilo que le ha hecho único. Viajamos a Estambul pero también por Constantinopla; visitamos la Alejandría egipcia y la griega; leemos historias venecianas, hazañas otomanas, la prosa de Kazantzakis y la poesía de Cavafis. Javier Reverte te lleva por sus páginas en un viaje que es muchos viajes, muchas lecturas y muchas voces. Un libro imperecedero para conocerlo casi todo de Grecia.

]Enlace[.Ficha de Corazón de Ulises en GELL.] [en todostuslibros] [en LaCentral]


Verano griego de Jacques Lacarrière
Verano griego es el libro definitivo sobre Grecia, el libro completo, el libro total. Publicado en francés en 1973, en él Jacques Lacarrière narra los numerosos viajes que realizó a Grecia entre 1947 y 1966. A lo largo de las páginas, Lacarrière va y viene en el tiempo para rememorar sus diferentes experiencias en un texto estructurado en cuatro capítulos: i) El monte Atos, ii) La tierra griega, iii) Las islas desnudas y iv) La otra Grecia. En el relato no faltan por supuesto las oportunas referencias históricas, geográficas, mitológicas e incluso lingüísticas que demuestran la pasión con la que el autor vivió su aventura griega, pero ante todo leemos (como reza el subtítulo) la cotidianidad de una tierra que el propio autor siente como eterna. En su descripción del país vemos la miseria y la belleza de Grecia que ya escribieron otros viajeros décadas atrás, pero el punto de vista de Lacarrière se sospecha más puro e inocente probablemente porque sus viajes a Grecia fueron acometidos sin recursos, como si de un paupérrimo peregrino se tratara.

El relato de Javier Reverte es más minucioso, más pegado a la historia, a los mitos y a las fuentes, lleva al lector en un continuo seguir los pasos que dan sentido a la esencia de Grecia. Verano griego es más original en tanto que, más allá de referencias, Jacques Lacarrière encontró Grecia siguiendo su instinto (en un momento histórico, además, propicio para ello). Al contrario de lo que sucede con Javier Reverte, cuya obra perfectamente puede utilizarse como guía de viaje, el texto de Jacques Lacarrière es una narración que trae Grecia hasta el lector; la acerca tal y como la soñamos.

Verano griego fue editado por Altair en 2009 con la traducción de David Fernández Jiménez. Su lectura también es obligatoria. Una vez al menos.

]Enlace[.Ficha de Verano griego en GELL.] [en todostuslibros]

No hay comentarios:

Publicar un comentario